Panamá: Se crea la Comisión Nacional Tripartita del Programa de Trabajo Decente de Panamá

Es grato informar que el Gobierno de la República de Panamá ha modificado la Resolución No. DM 147/2008 de 2 de julio de 2008 mediante la cual se crea la Comisión Nacional Tripartita del Programa de Trabajo Decente de Panamá. Resulta oportuno señalar que, sin duda alguna, la creación de dicha entidad contribuirá al desarrollo tanto económico como social del país, a través de mayores y mejores oportunidades laborales. Asimismo, se fomentará el trabajo decente de forma sostenida manteniendo los principios y derechos fundamentales del trabajo bajo una cultura de Diálogo Social Tripartito.

La Comisión Nacional Tripartita del Programa de Trabajo Decente de Panamá estará conformada por tres miembros principales y tres suplentes de CONATO y CONUSI por el sector trabajador; de igual manera, tres miembros principales y tres suplentes de CoNEP y finalmente tres miembros principales y tres suplentes en representación del Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral (MITRADEL), cada uno de ellos por un período de cinco años. Tanto los trabajadores como empleadores escogerán a los miembros representantes para luego comunicarlo al MITRADEL, mientras que la Ministra de Trabajo designará a los representantes del MITRADEL para luego comunicarlo a los demás actores. Por otro lado, se convocará a reunión ordinaria una vez al mes, y a reunión extraordinaria cada oportunidad que resulte necesario. A dichos encuentros podrán ser invitados representantes de empresas, de organizaciones de trabajadores o instituciones gubernamentales.

Además, se han establecido las subcomisiones de la Comisión Nacional Tripartita del Programa de Trabajo Decente de Panamá de Diálogo Social, Erradicación del Trabajo Infantil, promoción de Trabajo Decente y Empleo, Políticas de Empleo Juvenil, Género y Trabajo, Administración e Inspección del Trabajo, Personas con Discapacidad, y por último, Migraciones Laborales. La finalidad de la creación de la Comisión es garantizar, dentro de un marco de eficiencia, productividad y competitividad, una justicia social acorde a los derechos fundamentales del trabajo.